miércoles, 12 de septiembre de 2012

Lesión Osteopática - Disfunción y Compensación - Clasificación

Todas las estructuras del cuerpo tienen movilidad propia. Deben estar libres. Los movimientos deben respetar reglas precisas: ejes, amplitud, ritmo.

Si uno de estos elementos falta o falla, el conjunto de la mecánica será perturbado hasta el nivel de la célula. El cuerpo intenta adaptarse. Si lo logra, no hay síntoma. Si no puede, aparece el síntoma de la patología. En ambos casos tenemos una lesión osteopática reconocible y tratable.


DISFUNCIÓN Y COMPENSACIÓN OSTEOPÁTICAS

Una disfunción osteopática se manifiesta a través de la alteración de la relación fisiológica dentro de un tejido o entre distintas estructuras orgánicas. La reacción mecánica o fisiológica se desarrolla en las estructuras óseas. fasciales, musculares o viscerales, respondiendo a influencias internas o externas:

1. Influencias genéticas.
2. Influencias intrauterinas.
3. Traumatismos. tales como los perinatales.
4. Consecuencias de enfermedades graves, como encefalitis, meningitis, otitis media, etc.
5. Consecuencias de operaciones. punciones lumbares, medicamentos, vacunas, cicatrices.
6. Consecuencias de extracciones dentales u otros procedimientos odontoló. gicos. como puentes u ortodoncia.
7. Influencias mecánicas, por ejemplo, por mala postura profesional.
8. Influencias viscerales, como disfunciones orgánicas o enfermedades.
9. Influencias psíquicas.
10. influencias de la alimentación sobre la fisiologia del cuerpo.
11. Influencias del mundo exterior, como la contaminación medioambiental y las condiciones higiénicas.


Estas influencias producen, en primer lugar unas limitaciones más o menos perceptibes de la movilidad de determinados tejidos. Existen mucho antes de que aparezcan otras modificaciones de los tejidos perceptibles a través de la vista o el tacto, dolores, alteraciones sensibles o sensoriales. enfermedades orgánicas, trastornos funcionales o mal estado general. Como consecuencia de esta limitación del movimiento el organismo sufre alteraciones de sus desarrollos fisiológicos. En la quiropráctica, el concepto de "subluxación" se utiliza con frecuencia en un contexto similar como el de la disfunción osteopática, aunque suele limitarse al cambio de la movilidad de las articulaciones. Una disfunción osteopática puede manifestarse de la siguiente forma:
  • En cada articulación.
  • En cada músculo esquelético.
  • En fascias y otras estructuras de tejido conectivo, como, por ejemplo, en las suturas craneales, meninges. diafragmas.
  • En cada órgano u otras estructuras viscerales.
    Las disfunciones son diferentes en cada individuo, dependiendo, por ejemplo del tipo e intensidad de la causa, del estado concreto de los tejidos, de la actividad, la edad y el estado emocional de la persona.

    Las disfunciones osteopáticas deben poder ser palpables, ya que de lo contrario no pueden ser sometidas a tratamiento. Pueden ser muy claras, por ejemplo, después de haberse torcido un pie, con una importante limitación de la movilidad, inflamación e hinchazón del tejido. Pero con frecuencia solamente puede percibirse una discreta alteración del movimiento y la movilidad de los tejidos.

    Si las fuerzas de autocuración eliminan las influencias perjudiciales, se inicia un desarrollo en dirección a la salud. Cuando las influencias patológicas son más fuertes que las fuerzas autocurativas, las cuales ya no son capaces de destruir las influencias negativas o sus efectos, se produce una más importante alteración del tejido, como pérdida de elasticidad, entumecimiento, anquilosamiento, fibrosis. etc. El tejido y el cuerpo se desarrollarán, se dirigirán ahora cada vez más en dirección a la enfermedad. Incluso después de haber desaparecido los síntomas agudos como acurre con la torcedura de un pie, puede permanecer una sutil pérdida de movilidad. El paciente no suele ser consciente de estas pequeñas limitaciones de la movilidad. Sin producir por si mismos otros síntomas, estos puntos pueden influir sobre otros tejidos, de forma que más adelante aparezcan otros sintomas en un lugar completamente diferente.

    En este sentido. Korr describe cuatro principios de la osteopatia:
    1. Las articulaciones y el tejido que las circunda pueden verse influidos por trastornos anatómicos y funcionales.
    2. Estos trastornos tienen efectos locales o distantes.
    3. Estos trastornos se encuentran en una relación directa o indirecta con otros factores patológicos.
    4. Es posible localizar estos trastornos e influir positivamente sobre ellos con ayuda de manipulaciones.

    Ejemplo 1: Estrutural
    Después de torcerse el pie, que produce una distensión interna, se estira la pantorrilla en dirección anterior y abajo y se ejerce al mismo tiempo tracción sobre el m. biceps fernoral. Éste, a través de su punto de origen en el hueso isquiático, puede empujar la pelvis hacia delante, con lo cual la pierna derecha parece más corta. El m. bíceps femoral quizá se liberase con el tiempo. Dado que la pierna derecha se encuentra en posterioridad, puede contraerse y acortarse los músculos cuadrado lumbar y psoasiliaco, produciendo como consecuencia una escoliosis lumbar. Con su espina en el lado derecho, el sacro se desplaza ligeramente hacia atrás, de forma que los ligamentos sacrospinoso y sacrotuberoso sufren una rotación hacia la derecha. Al mismo tiempo, los aductores son estirados, lo cual puede provocar tendinitis. Más adelante, en combinación con otros "pequeños cambios" pueden aparecer un gran número de trastornos, desde trastornos de la micción y sexuales, hasta síntomas intestinales o dolores musculares en la pierna.

    Terapia Cráneo-sacral Ejemplo 2: Cráneo-sacro
    La región occipital y el sacro están unidos a través de la duramadre espinal. Una caída sobre el sacro puede provocar con el tiempo, después de que esa caída se haya olvidado por completo, dolores de cabeza a través de su unión con el hueso occipital. De igual forma, un golpe sobre el hueso occipital no solamente puede dar lugar a cefaleas, sino también a trastornos de la evacuación a través de su conexión con el sacro.


    CLASIFICACIÓN DE LAS DISFUNCIONES

    Por un lado hemos de diferenciar las disfunciones primarias de las secundarias y, por otro, los mecanismos de compensación.
    Una disfunción primaria suele ser de tipo traumático, se mantiene monosegmentaria y es producida por influencias exógenas.
    La disfunción secundaria suele aparecer de forma silente y pasiva como consecuencia de la disfunción primaria. Es de adaptación y actúa como compensación a los cambios estructurales del esqueleto óseo, pudiendo ser también consecuencia de otros trastornos del organismo. Suele ser multisegmentaria, es decir, afecta varios segmentos de la columna vertebral. Puede considerarse un fenómeno endógeno (provocado por influencias internas).

    El concepto de compensación se refiere a la adaptación del cuerpo a una función no normal o a determinadas influencias patógenas. En la compensación aún no existe una pérdida de movilidad, pero si una tendencia hacia la disfunción. Es reversible en las disfunciones primarias y secundarias, pero irreversible cuando se trata de malformaciones hereditarias o anatómicas. Las disfunciones secundarias se siguen a veces de disfunciones terciarias. Las disfunciones secundarias o terciarias pueden diferenciarse aún más:

    Disfunción somatosomática. Una disfunción somática primaria (en el esqueleto óseo o el músculo esquelético) provoca nuevas disfunciones somáticas a través de las conexiones fasciales, ligamentarias, musculares o nerviosas.

    Disfunción somatovisceral. Una disfunción somática primaria puede provocar trastornos de las estructuras viscerales (órganos internos) a través de las conexiones fasciales, ligamentarias, musculares o nerviosas. Ello afecta, sobre todo, a las disfunciones vertebrales. A través de los ganglios simpáticos, que se originan en los segmentos y que inervan sensible y motoramente las articulaciones o músculos, pueden visceralizarse disfunciones somáticas. Por ejemplo, el tono de los pequeños cuerpos vertebrales puede aumentar y, en consecuencia, la cabeza de la costilla puede ejercer presión sobre el ganglio del simpático. Dependiendo de la localización, diferentes estructuras viscerales pueden recibir impulsos simpáticos menores o mayores, lo cual altera la correspondiente función orgánica, por ejemplo, del estómago.

    Disfunción viscerosomática. Los trastornos de los órganos internos pueden provocar trastornos del sistema musculoesquelético a través de las vias ya descritas. Especialmente a traves de los correspondientes segmentos de la médula espinal.

    Disfunción viscerovisceral. A través de conexiones fasciales. ligamentarias, nerviosas o vasculares.

    Disfunción psicosomática o psicovisceral. Los factores que producen estrés psiquico o las situaciones que afectan al individuo durante un brese espacio de tiempo operan con una gran intensidad (muerte de los padres, violación. etc.), y las que actuan durante un largo espacio de tiempo pero con baja intensidad (pelea, problemas existenciales. etc.) pueden llagar a sobrepasar las capacidades homeostáticas del individuo. El cuerpo reacciona entonces de forma global o local. Globalmente. por ejemplo:
  • Mediante el debilitamiento de la función linfocitaria.
  • mediante el aumento de la segregación de cortisona.
  • A través del sistema limbico y el sistema nervioso autónomo, que dan lugar a determinadas reacciones involuntarias.
    La reacción local puede ser, por ejemplo, la contracción de determinados músculos o grupos musculares. El osteópata S. D. Blood afirma que las emociones negativas (miedo o disgusto no disipado) suelen producir la aparición de síntomas y enfermedades cuyas causas pueden permanecer ocultas durante toda la vida.

    Disfunción somátopsíquica o visceropsíquica.
    Por ejemplo, a través del aumento del tono simpático, de dolores, limitaciones de la movilidad o alteraciones neurológicas que, en general, pueden provocar trastornos psíquicos.


    DISFUNCIONES CREANEALES

    Además de ello, cabe clasificar las disfunciones craneales en disfunciones de líquidos, membranas y huesos.

    1. Disfunciones de líquidos.
    Con ello se hace referencia a las alteraciones patológicas del líquido cefalorraquídeo en cuanto a su ritmo, composición y volumen. En un sentido más amplio también puede hacerse referencia a las alteraciones del resto de los líquidos corporales.

    2. Disfunciones de membranas.
    Éstas consisten en las alteraciones patológicas de las estructuras membranosas del sistema cráneo sacro, como la estructura y función de las membranas cerebrales y medulares, las vainas de tejido conectivo de los nervios cerebrales y espinales, etc. En un sentido más amplio también puede referirse a las alteraciones de las demás fascias del cuerpo.

    3. Disfunciones de huesos.
    Comprenden cualquier alteración patológica de la estructura, el movimiento fisiológico y la posición de los huesos del cráneo. En un sentido más amplio puede hacer referencia a las transformaciones de las demás articulaciones óseas.

    Estas disfunciones pueden influir sobre los nervios cerebrales, la irrigación sanguíneo (local) y el movimiento de líquidos dentro del cráneo, el cerebro y la hipólisis -el sistema endocrino. También pueden verse afectados directa o indirectamente el sacro, la columna vertebral y un gran número de estructuras diferentes.

    Los síntomas comprenden desde trastornos de succión y deglución, vómitos, cefaleas, neuralgias del trigémino, trastornos auditivos, paresias fasciales, trastornos psíquicos y de concentración, hasta trastornos de la inervación de los órganos internos, producidos por los nervios vago o simpático, o bien trastornos musculares.


  • 4 comentarios:

    Recetas Viajes y más dijo...

    Hoy dedicamos nuestro post a la osteopatía y todas sus ventajas http://recetasviajesymas.blogspot.com.es/

    teneosteo dijo...

    Gracias Ana, Gracias Cristina,
    Me alegro mucho que os haya ido tan bien la experiencia de visitar a un Osteópata. Es un placer oír este tipo de cosas. Y gracias por recomendarlo.
    Un afectuoso saludo.

    Ana Evelyn Flores dijo...

    GRACIAS POR LA INFORMACION, MUY INTERESANTE. ES NECESARIO SER MEDICO GRADUADO PARA PODER AJERCER ESTA MEDICIO?

    teneosteo dijo...

    Buenas tardes Ana, depende del país. Hay formaciones reguladas y otras no. En los lugares en los que no hay reguladas, como España, hay diferentes escuelas y formaciones. Unas exigen ser médico, fisioterapeuta o tener una base de las ramas de medicina. En otras escuelas no hace falta. Lo importante es la formación. No es lo mismo un cursillo de 2 años que una formación continuada de 5 años con 2 años de especialización. En Francia, Bélgica, Inglaterra es una carrera universitaria, completamente independiente.

    Publicar un comentario



    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

    Temas publicados

    Enlaces Terapias Osteopatia actualidad Anatomía Osteopatía craneosacra fisiología Osteopatía Visceral Frases conciencia videos Tecnología Tenerife Colaborador Pediátrico música Chacras Religiones terapia cráneo-sacral Amor órganos respiración Diafragma agua prensa mente Fibromialgia Libros crecimiento fascia Deporte parto ego tratamiento yoga Autismo consejos dolor Risoterapia Tabaco fisioterapia Zentro DELMAS curiosidades espiritual meditación disección mapas punto gatillo salud trigger point Educación cráneo Upledger VIH ciencia corazón cuerpo cultura emociones sociedad wallpaper actitud bikini televisión vida circadianos creencias derviche dormir bien facebook occipital tenerifeOsteopata Huesos cráneo afirmaciones bebé comportamiento definiciones energía felicidad influencias masaje músculos positivo sueños 15M Andrew Taylor Still Reiki coccix columna curso gurus medicina mujer otitis riñon sentidos tibetano útero Eco La gomera Tierra Wayner Dyer aceptación adaptarse adelgazar bioritmos cambio consulta danza depresión desayuno dolor lumbar embarazadas gratitud huesos humildad liberación somato-emocional mundo nervios nutrición paz interior pineal polaridad realidad solidaridad trcd virus visualizar Activia BodyBrowser Casa de la Luz DDA Escuela Masaru Emoto Melatonina Sutherland abdomen acupuntura alma arcoiris automasaje bañador buda budismo cadena de favores cadenas musculares cerebro cesárea chales chaplin chavela vargas diagnóstico dientes disfuncion documental duelo ejercicio etapas exoesqueleto familia fluidos foro habiba historia hora ira jodorowsky john lennon lactancia lama leche libre limite limpiar lácteos malabares mandela marcha medicos objetivos pares craneales peso piel quiste de energía regeneración regulación renovables respeto sanidad senos shiatsu sistema inmunológico soledad sufismo tacones tensegridad tristeza tránsito verde vertebras vibración vientre vietnam vértigo yin zazen